Vuelve a funcionar una histórica estructura de La Boca

Se trata del “Transbordador Nicolás Avellaneda”. Hace más de cincuenta años que no se utilizaba pero tras su arreglo volverá a prestar servicio. Sólo quedan ocho de ellos en todo el mundo y la Ciudad tendrá el suyo una vez más. Un grupo de vecinos, treinta en total, serán los primeros en subirse a la cabina que los llevará de un lado al otro del Riachuelo. El Gobierno todavía no se proclamó en cuanto al uso definitivo que se le dará pero tras 57 años vuelve a funcionar una histórica estructura de La Boca.

 

El año de inauguración fue 1914. Por aquél entonces se necesitaba una estructura que ayudara a los trabajadores a pasar el Riachuelo. Tras varios años de construcción se llevó a cabo el “Puente Transbordador Nicolás Avellaneda”. Según los diarios de la época se realizó una fiesta y se instauraron varias placas en honor a sus realizadores. Con el paso del tiempo se volvió un símbolo para el barrio y las personas comenzaron a asociarlo con él.

Sin embargo, en 1960, ante el avance de nuevos medios de transporte, quedó en desuso. Además, la falta de mantenimiento provocó que se volviera peligroso subir al mismo y por ese motivo se convirtió en un “monumento” de La Boca. Al ser el único en América y uno de los ocho que existe en todo el mundo, permaneció allí como una reliquia de otros tiempos. De hecho, en 1999, se le dio el título de “Monumento histórico nacional”.

De todas formas ese no sería el final para el Transbordador. Hace cinco años inició un plan para restaurarlo. La Fundación X La Boca y el Centro de Ingenieros, impulsados por el Ministerio de Transporte de la Nación, llevaron a cabo un proyecto para su puesta a punto. Con una inversión de más de 200 millones de pesos se recuperó la estructura, se pintó la misma y se aseguró su estabilidad.

“Las obras que contrató Vialidad concluyeron todas menos la iluminación que no se va a hacer porque se había previsto con una tecnología y como después salió la ‘Led’, la decisión fue limitar el contrato para que sea la Ciudad la que le ponga una iluminación acorde a la ultima tecnología”, señaló Juan Alberto Ruiz, quien se desempeña en Vialidad Nacional.  Además, agregó que tras su re-inauguración, será cedido al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que ellos decidan su futuro.

El día de mañana, en la “Usina del Arte” se organizará un evento donde quedará finalmente en uso. Para festejarlo se seleccionó al azar a treinta vecinos para que realicen el primer viaje. Sin embargo, las autoridades explicaron que todavía no saben si funcionará como medio de transporte, de carga o se le dará una finalidad diferente. El viaje en total dura cerca de cinco minutos y existen formas más fáciles y rápidas de trasladarse por lo que su uso final no ha sido definido hasta el momento.

Más allá de eso, tras 57 años volverá a funcionar el “Transbordador Nicolás Avellaneda”. La estructura es histórica tanto para Buenos Aires como para el mundo. Sin ir más lejos, una delegación del “Congreso Internacional de Transbordadores” estará presente para luego solicitar que se lo reconozca como “Patrimonio de la Humanidad”.