El vivero centenario de Parque Avellaneda

Se encuentra en la parte norte del espacio verde y ocupa un total de seis hectáreas. Fue creado en 1917 y para festejar sus cien años se instalará un domo especial. El mismo permitirá sembrar y cultivar especies autóctonas. Se espera conseguir una producción de diez mil ejemplares para luego ubicarlos en todas las comunas de Buenos Aires. Las autoridades dicen que el objetivo se alcanzará en 2019. De esta manera, el vivero centenario de Parque Avellaneda, también conocido como “Vivero Municipal”, será el principal productor de árboles y plantas en la Ciudad.

 

En las primeras décadas del Siglo XX, Buenos Aires sufrió algunos problemas de parquización. Por ese motivo, para 1917, las autoridades decidieron crear un vivero donde se cultivaran especies que luego poblaran las calles. Así fue como se destinaron seis hectáreas, de lo que hoy se conoce como Parque Nicolás Avellaneda, para este espacio. Desde hace cien años que allí se producen coníferas y palmares que al crecer se trasplantan en distintos puntos de la Ciudad.

Con motivos de celebrar el centenario, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, decidió instalar un domo. El objetivo de la estructura es aumentar la capacidad productiva para abastecer toda la demanda de las comunas. El proyecto indica que para 2019 allí habrá entre diez y doce mil ejemplares autóctonos. Entre ellos se encontrarán algunos como el jacarandá, famoso por sus flores violetas, y el lapacho.

Quien estuvo presente en la inauguración fue el Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta. “Acá hace dos o tres años no había prácticamente nada y el lugar se reconstruyó con el esfuerzo de todos. De aquí salen todas las flores y plantas que hoy embellecen el espacio público, las plazas y los parques. Cuando muchos nos dicen que la Ciudad está linda y bien mantenida, en gran medida es por el laburo que se hace acá”, expresó el funcionario quien realizó varias visitas guiadas. En cada una de ellas los empleados le explicaron cómo funciona su sector.

Los expertos indicaron que instalar la estructura es sencillo y de bajo costo. Esto, sumado a las ventajas que genera a la hora del crecimiento de las especies, la convierte en un buen aporte para el vivero. “El beneficio principal es que desde su siembra hasta que esté en condiciones de ser trasladado a la calle, el árbol permanecerá adentro del domo. Esto disminuye las posibilidades de enfermedades o roturas a causa de eventos naturales como las tormentas”, contó Adrián Peña, quien está a cargo del Mantenimiento del Arbolado en la Ciudad.

El proyecto ya dio inicio y por el momento el domo alberga unas mil especies en su interior. También hay varias decenas más que son semillas y se espera den brotes en los próximos meses. Si todo se desarrolla como fue pensado, para el 2019 habrá más de diez mil ejemplares. Esto permitirá al vivero abastecer a las 15 comunas y evitará que el Estado deba comprar a empresas privadas.

El Vivero Municipal, ubicado en Parque Avellaneda, más precisamente en Avenida Directorio al 4250, cumplió cien años. Como “regalo” recibió la estructura que facilitará la tarea de los empleados y aumentará la producción considerablemente. Para todos los porteños que quieran asistir y observar los procesos pueden hacerlo a partir de las visitas guiadas que se realizan. Las mismas son gratuitas pero de grupos reducidos para evitar posibles daños.