Villa Crespo recupera un terreno que traerá beneficios para los vecinos

La Legislatura porteña aprobó, en el día de ayer, el proyecto y lo convirtió en Ley. El mismo fue impulsado por el club Atlanta ya que de esta manera podrá finalizar su micro-estadio. Sin embargo, tras las negociaciones, la Ciudad de Buenos  Aires obtuvo una parte del mismo para construir una Institución de enseñanza pública. Por último, se abaló que el 10% del espacio se destine a la construcción de una plaza o parque. El barrio de Villa Crespo recupera un terreno que traerá beneficios para los vecinos.

 

La sanción tuvo un total de 46 votos positivos y 11 negativos. Contó con el apoyo de distintos partidos y los funcionarios se mostraron contentos con la Ley. “El proyecto dará un nuevo impulso a la zona como polo cultural, de diseño, de negocios y turístico. Al finalizar las obras se construirá un estadio cubierto, con instalaciones de avanzada en seguridad y tecnología para eventos culturales y deportivos”, explicó Francisco Quintana, Jefe del Bloque Unión PRO e impulsor de la medida.

La historia comienza hace un año y medio cuando el club de fútbol Atlanta (el cual juega en la “B Metropolitana” y se identifica con Villa Crespo) frenó la construcción de su micro-estadio. Si bien llevaba un 40% de la estructura realizada, por problemas financieros no pudo llevarlo a cabo. Como los terrenos en los que se encuentra pertenecen al Estado debía coordinar con el mismo cómo seguir con la construcción.

Durante el año pasado y parte del corriente las autoridades de la institución se reunieron con los Legisladores y finalmente llegaron a un acuerdo. La Ciudad aprobó darle la concesión, a través de un comodato hasta 2057, a la empresa “Lugones Center”. La misma se compromete a finalizar la obra y “explotarla” por los próximos cuarenta años. Al mismo tiempo, queda obligada a construir un “Establecimiento de Enseñanza Pública” (tendrá una superficie de 2.500 m²) y una plaza que ocupe al menos 10% del espacio total.

La edificación de lo que será una escuela pública va a ser gestionada por el Ministerio de Educación con el objetivo de cumplir con las obligaciones y plazos. Lo mismo sucederá con el espacio verde. Según la Ley, si la empresa no cumple con esta parte del contrato entonces no podrá ejercer la “explotación” del micro-estadio. Los Legisladores decidieron utilizar esta medida para asegurarse que todas las obras se realizarán en tiempo y forma.

Si bien los vecinos se beneficiarán con la plaza y la escuela, Buenos Aires también lo hará con el micro-estadio. Este último tendrá una capacidad para diez mil personas y las autoridades planean utilizarlo para eventos culturales y deportivos. Por ejemplo, hay una gran posibilidad de que varias disciplinas de los Juegos Olímpicos de la Juventud (a disputarse en 2018) se organicen en este espacio.

Por el momento, tras la sanción de la Ley, comenzaron los preparativos para iniciar con las obras nuevamente. La estructura se ubica en la calle Humboldt al 500 y se espera que el tráfico del barrio se vea afectado por los próximos meses. Más allá de eso, todas las partes mostraron su felicidad por el acuerdo obtenido. Tanto los funcionarios, como las autoridades del club y vecinos, creen que el proyecto le dará un nuevo impulso a la zona.