Una argentina sobrevivió a la masacre de la escuela en Florida

La niña de 14 años se llama Sol Duarte. Hace varios años que vive en la localidad de Parkland junto a su familia. Asiste a la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas desde hace tiempo pero no conoce al asesino. Según comentó, estaba en clase cuando comenzaron a escuchar los disparos y no pudieron salir del salón. La tragedia es la segunda más grande ocurrida en una escuela de Estados Unidos. 17 chicos perdieron la vida en manos de Nikolas Cruz, quien fue capturado por la policía con vida. Una argentina sobrevivió a la masacre de la escuela en Florida.

 

El día de ayer, un joven de nombre Nikolas Cruz, ingresó a la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas con un arma de fuego, que se presume era un rifle. Sin previo aviso comenzó a disparar contra varios alumnos. Horas más tarde sería capturado por la policía. El resultado fue 17 jóvenes muertos, convirtiéndose así en la segunda peor masacre en un colegio de ese país. Tras varias averiguaciones se conoció que el chico fue alumno de esa institución y que había sido expulsado por problemas de conducta.

“Es lamentable dar esta noticia hoy. Tengo que decir que 17 personas perdieron la vida, 12 de ellas al interior del edificio, tres en las afueras de la escuela y dos en un hospital cercano. Es catastrófico, realmente no hay palabras”, fueron las primeras palabras de Scott Israel, sheriff del condado. Por su parte, el Presidente Donald Trump también se manifestó. “Mis oraciones para las familias de las víctimas del terrible tiroteo en Florida. Ningún niño, profesor o nadie más debería sentirse inseguro en un colegio del país”, escribió en Twitter.

Entre los tres mil alumnos que se encontraban dentro del esdificio estaba Sol Duarte. Ella tiene 14 años y es argentina de nacimiento. Hace varios años que vive con su familia en el Estado de Florida. “Cuando faltaban 20 minutos para salir de la escuela se escuchó la voz del director ordenando que evacuemos las aulas. Acto seguido salimos al pasillo pero inmediatamente empezamos a escuchar disparos, unos tres o cuatro disparos y nos metimos de nuevo en el aula”, detalló al medio Telam. Además agregó que “vio cadáveres tirados y sangre por todos lados”. “Fue el peor día de mi vida”, finalizó.

A partir de llamados y posteos en las redes sociales, se dio el aviso a la policia de lo que estaba sucediendo. De inmediato acudió al lugar un escuadrón entrenado en estas situaciones. Tras recorres el espacio pudieron capturar al asesino y evacuar el colegio. “El chico llevaba puesta una camiseta color vino, unos jeans y unas máscara antigas, y activó la alarma de emergencia en medio del cierre de la celebración del Día de San Valentín”, explicaron las autoridades.

Si bien es la segunda tragedia más grande en un colegio de los Estados Unidos, es el tiroteo número 18 que se registra este año en instituciones educativas. “Desde enero de 2013 hubo al menos 283 tiroteos en escuelas en todo el país, lo que promedia una escuela por semana”, indica Everytown for Gun Safety, un grupo sin fines de lucro que promueve el control de armas. Sin dudas, este nuevo hecho volverá a provocar un debate sobre el uso de armas y sus consucuencias