Un “Subte-restaurante” abrirá en el barrio de Los Piletones

Se trata de una obra que ayudará a la “Fundación Margarita Barrientos”. En 2013, cuando los viejos vagones de la Línea A fueron removidos, ella solicitó que se le donara uno. Su objetivo era crear un espacio que funcione como comedor y lugar de reuniones. Cinco años más tarde el proyecto se llevará a cabo y se espera que la inauguración sea en la primera parte del 2018. Un “Subte-restaurante” abrirá en el barrio de Los Piletones.

 

Quienes llevarán adelante la iniciativa indican que el lugar abrirá en marzo. Se tratará de un espacio que funcionará como comedor para los vecinos del barrio Villa Soldati (Comuna 8) pero también como atractivo para que más turistas visiten esa parte de la Ciudad. Quien ideó el proyecto fue Margarita Barrientos. Al ver que los centenarios vagones de madera de la Línea A quedarían sin uso, solicitó uno de ellos para convertirle en restaurante.

“La idea es que las conferencias que Margarita suele dar durante todo el año también se hagan aquí, e impulsar con este espacio que sean las empresas y sus integrantes los que se acerquen al barrio. En una miniciudad que tiene de todo, pero para convertirse en realmente inclusiva, necesitaba una propuesta con precios para los vecinos y otro para los turistas, y obtener recursos que se reutilizarán en el trabajo que realizamos todos los días”, explicó Ezequiel Eguía Seguí, Director Ejecutivo de la Fundación al medio Perfil.

Si bien se tardaron cinco años para finalmente poner en marcha la idea, dos artistas fueron los que terminaron de darle forma. Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro tienen un movimiento artístico llamado “Salto Diseño en Acción”. Su objetivo es realizar actos benéficos a través del diseño y darle oportunidades a personas que lo necesitan. Cuando escucharon sobre la idea de Barrientos sintieron que era una oportunidad de participar.

“Queríamos que fuera atractivo, funcional, alegre, bello y elegante. Decidimos no tocar los asientos originales de madera e integrarlos con colores puros y con los materiales que fueron consiguiendo: el porcelanato, otro material que imita el mármol, la iluminación, las cortinas”, señala Yankelevich sobre cómo será el espacio una vez finalizado. Además agrega que están muy entusiasmados de generar un cambio en el barrio para bien.

Si bien el fin principal será el de comedor para el barrio la idea es alquilarlo para realizar eventos y obtener recursos para la Fundación. También se planea como una fuente de trabajo ya que muchos de los platos se cocinarán con productos cultivados por quienes asisten a la misma. Desde la Fundación se muestran muy contentos y explican que los chicos están felices con el proyecto.

Según dejaron trascender, la inauguración oficial será en el mes de marzo. La propia Margarita Barrientos dará un ciclo de charlas sobre “empoderamiento de la mujer” y así comenzarán las actividades dentro del “Subte-restaurante”. Sin dudas será un espacio que ayudará al barrio y, si todo sale bien, dará a conocer a Villa Soldati a los turistas que llegan a la Ciudad de Buenos Aires.