Reseña: “Confabulaciones” de John Berger – Editorial Interzona

Entre hojas cuadriculadas y algunas ilustraciones de diferentes autores, a modo de recortes pegados en un libro que toma la forma de una agenda o diario íntimo, editorial INTERZONA nos acerca la obra de John Berger: autor inglés nacido en 1926 y fallecido a sus 90 años en enero de este año.

El autor en estas líneas nos lleva a recorrer el mundo de las “Confabulaciones” (como intitula al libro) confabulaciones de palabras, que con su orden o des-orden, según se confabulen, traducen ideas, sensaciones, y vivencias del autor.

En cada pasaje nos cuenta alguna anécdota o historia relacionada de algún modo a su vida, bien de la mano de sus padres, un regalo, un objeto, la visita de un amigo o simplemente de una pintura que llegó a conmoverlo.

Así, una vez más, en este, su último libro, John Berger: escritor, crítico de arte y pintor, apoyándose en la escritura como medio de acción política y de transmisión de ideas y sentires potencia diferentes escenas, realidades e historias que confluyen en la propia.

Berger se pregunta “…si las formas naturales – un árbol, una nube, un río, una piedra, una flor- pueden ser miradas y percibidas como mensajes. Mensajes -es obvio decirlo- que nunca podrán ser verbalizados y que no nos están particularmente dirigidos. ¿Es posible “leer” las apariciones naturales como textos?”

Qué relación hay entre los textos que no llegan a decir y aquellos discursos que llegan a decir para no decir, textos que son un mero “parlotear” como los utilizados por los medios y los discursos políticos.

Cierro la reseña citando nuevamente al autor, quién abre paso a la esperanza de que existan textos de otra naturaleza, de LA naturaleza, textos que nos atraviesan y nos transforman, dice: “…que el ingenio puede más que lo fatal, que lo deseado es más seguro que lo prometido. Entonces, sostenidos por lo que hemos heredado del pasado y lo que atestiguamos, tendremos el coraje de resistir y continuar resistiendo en circunstancias inimaginables. Aprendemos a esperar en la solidaridad.”

 

Gisela Del Vecchio