Proyecto de Ley busca que la Ciudad tenga un cementerio público de mascotas

Según un estudio realizado recientemente, el 83% de los porteños afirma tener una mascota. Sin embargo, aquellos que han sufrido la pérdida del animal no tuvieron opciones para elegir. Buenos Aires es una de las urbes más avanzadas en cuanto al derecho de los animales. Por ese motivo, un Proyecto de Ley busca que la Ciudad tenga un cementerio público de mascotas.

El Centro de Estudios Nuevo Milenio está impulsando una iniciativa para la construcción de un predio donde las personas puedan enterrar a sus mascotas. Los datos generados por ellos confirman que más del 90% de los dueños elegirían esa opción si les fuera posible. Sin embargo, la Ciudad de Buenos Aires no cuenta con cementerio de animales por el momento. Por ese motivo la institución ha presentado el proyecto a la Legislatura y se encuentra pidiendo firmas para impulsarlo.

¨En Buenos Aires hay más de 700.000 animales domésticos, principalmente perros y gatos, y por lo tanto tenemos que pensar en darle una solución o alternativa a las familias, que cada vez más sienten a ese animal como un integrante más de la casa¨, manifiesta Daniel Amoroso quien fue el autor de la Ley de Centros Veterinarios Gratuitos.

La iniciativa dispone que el poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires seleccione un espacio donde poder realizar los entierros. Además, propone que se cobre un canon mínimo para que el espacio pueda solventarse y  de esa manera no depender de partidas de dinero público. Por último, advierte que las mascotas representan más que un simple animal para las familias. En la mayoría de los casos se las considera como un miembro más y por ese motivo advierten que es de suma importancia contar con un establecimiento de estas características.

¨En ciudades como Madrid ya se está trabajando en este sentido, porque además de dar contención al dueño de esa mascota, también se piensa en un tema de salubridad para toda la población, ya que muchas veces los cuerpos son enterrados en plazas públicas o al costado de las vías del tren, o entregados a veterinarias que no reciben ningún tipo de control al respecto¨, indica Amoroso para sustentar su iniciativa.

Los números respaldan esta idea. De las personas que han sufrido la pérdida de una mascota, el 83% las ha enterrado en espacios públicos por no saber qué hacer. Esto puede traer consigo graves problemas para la sociedad. La falta de control en estos casos podría desencadenar problemas, como por ejemplo enfermedades, en personas que se encuentran cerca o transitan esos lugares. Este aspecto incrementa la importancia de un cementerio de animales público.

¨Alguna vez hace muchos años el terreno que ahora ocupa el Parque Sarmiento fue un punto muy utilizado para enterrar perros y gatos, pero una urbe tan grande como Buenos Aires y tan a la vanguardia en el reconocimiento de los derechos de los animales debe plantearse una alternativa que nazca desde el estado¨ finaliza Amoroso en su defensa del proyecto.

Es cierto que la Ciudad de Buenos Aires está a la vanguardia en cuanto a derechos de animales. Hace sólo unos meses se habilitó la posibilidad de que los dueños viajen con sus mascotas en algunos bajones del subte. También se dio por primera vez un “habeas corpus” a una orangutana para que sea considerada una no-persona y se le otorguen ciertos derechos. A raíz de estos casos parece probable que la iniciativa sea tratada en la Legislatura con el fin de crear un cementerio de animales público.