Propietarios de restaurantes reclaman contra el Paseo del Bajo

Se trata de aquellos negocios en Puerto Madero que se ven afectados por la construcción de la obra. Dentro de los argumentos explican que el tráfico es un caos y es difícil estacionar. Por esos motivos las personas evitan la zona y, según ellos, las ventas cayeron 40%. Desde las autoridades explican que trabajan para solucionar el conflicto. Propietarios de restaurantes reclaman contra el Paseo del Bajo.

 

El Paseo del Bajo es una obra que se está llevando a cabo para unir la Autopista Illia con la Autopista La Plata. Por lo tanto, la zona de Puerto Madero se ve afectada. Se redujeron los carriles y los espacios para estacionar disminuyeron considerablemente. Quienes trabajan en los restaurantes de la zona explican que los clientes evitan el barrio y por lo tanto venden menos. A raíz de esto realizaron diferentes reclamos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“Están en juego nuestras inversiones, los puestos de 4000 trabajadores, nuestras ilusiones y las de la gente que trabaja con nosotros”, señaló Verónica Sánchez, presidenta de la Cámara de Restaurantes de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc) al medio La Nación.  “Los accesos al sector norte de los restaurantes se han reducido de 14 alternativas a solo una, un carril por Macacha Güemes”, explicó posteriormente.

Por su parte, Eduardo Aguirre, dueño de uno de los comercios perjudicados también dio su opinión. “Está siempre colapsada la circulación de Puerto Madero. Hoy el que viene acá viene una vez y no vuelve nunca más. Estamos perdiendo clientes que eran fieles, pero que no quieren venir más”, comentó al respecto. Otro de los dueños, Oscar Protto, dijo al medio que “pagamos el ABL más caro de la Ciudad y aún no sabemos qué va a pasar cuando finalice la obra, especialmente con los estacionamientos. Si no va a haber lugar para los autos, directamente cerremos los negocios, para qué esperar que termine la obra”

Quien también habló fue el presidente de Ahrcc, Camilo Suárez. “No hay lugar para estacionar. Hay que dejar el auto en el casino a un kilómetro de acá o jugarse a la lotería de dejarlo sobre Moreau de Justo. Hemos vivido casos insólitos de gente agarrándose a trompadas por un estacionamiento”, opinó. “Desde que comenzó la obra, especialmente desde que pusieron los obradores donde antes se estacionaba y se empezaron a cerrar accesos, hemos perdido un 40% de afluencia de gente”, finalizó Suárez.

Desde el Ministerio de Transporte explicaron que están intentando realizar medidas para ayudar a los comerciantes. “Se acordó que en un espacio de la obra sobre Alicia M. de Justo sea para uso de valet parking y que en el resto de la avenida que tiene habilitado cuatro carriles se pueda estacionar a 45 grados. Esto será a partir del próximo lunes”, indicaron a La Nación.

La obra del Paseo del Bajo comenzó a principios de este año. Se estima que finalizará a mediados de abril del 2019. Mientras tanto, la zona de Puerto Madero será una constante área de construcción. Por lo tanto, los dueños de los negocios y el Estado deberán llegar a un acuerdo para convivir por los próximos 14 meses.