Preocupación por histórico edificio de Retiro

Hace más de quince años que es utilizado por una lujosa cadena de hoteles. Sin embargo, en diciembre finaliza el contrato y la misma se retirará del lugar. La torre, ubicada en Arroyo 841, fue inaugurada en 1929. Si bien todo indicaría que no será vendida, los informes advierten que el estado es delicado y habrá que invertir dinero para recuperarla. Además, la Legislatura porteña se encuentra debatiendo un proyecto para proteger edificaciones anteriores a 1941 pero por el momento no hay certeza que se convierta en Ley. Preocupación por histórico edificio de Retiro.

 

“Luego de 15 años ininterrumpidos, Sofitel Buenos Aires Arroyo termina sus operaciones”. Así comienza un escueto comunicado prensa donde la compañía “Grupo AccorHotels” informa que a partir de diciembre dejará de utilizar el histórico edificio. Según indicaron, el contrato de alquiler finaliza y no harán uso de una extensión del mismo.

La preocupación surge porque la torre que ocupará el hotel hasta fin de años es el histórico “Edificio Bencich”, también conocido como “Edificio Mihanovich”. El mismo se construyó en la década de 1920 y se convertido en una pieza de mucho valor para la Ciudad de Buenos Aires. Durante setenta años fue destinado a viviendas particulares y luego mutó a su formato de hotel.

“Este edificio fue el primero que se construyó en Buenos Aires con estructura de hormigón armado. se compone de tres volúmenes claramente diferenciados; dos gemelos de 7 plantas cada uno, ubicados sobre la línea municipal y sobre cada uno de los ejes medianeros del conjunto. Originalmente, el hueco resultante por la separación de estos dos cuerpos se utilizaba para el acceso de carruajes y, el tercer cuerpo se encontraba en el final de este pasaje. Actualmente esta calle interior está ocupada por el lobby del hotel”, explica el arquitecto Carlos Giménez.

Con una altura superior a los ochenta metros, la estructura sufrió muchos altibajos a lo largo de su historia. El punto más crítico fue en 2001 (justo antes de convertirse en el “Sofitel Arroyo”). Se requirió una gran inversión de dinero pero finalmente re-abrió sus puertas. Tras esa etapa pasó los últimos quince años recibió huéspedes de todas partes del mundo.

Sin embargo, el hotel se retira y por el momento no se manejan opciones para el próximo año. “No creo que vayan a venderlo. Seguramente se reconvertirá, será usado por otra cadena o tendrá otro destino comercial”, dijo el arquitecto Daniel Fernández, quien se encargó de la re-adecuación, al medio Clarín.com. Además agregó que “La mayor dificultad fue ampliar un sótano de tres metros de profundidad a uno de 11, sin que se moviese ninguna estructura troncal y con gente trabajando arriba”, recordando lo que fue la puesta a punto para modernizarlo.

Por el momento no hay datos ciertos además de la salida del hotel en diciembre. La Legislatura porteña tiene en carpeta un proyecto que planea hacerse cargo de toda estructura construida antes de 1941. Si se aprueba el mismo, la Ciudad de Buenos Aires debería responsabilizarse de todas aquellas torres que compongan un patrimonio histórico. Dentro de las mismas se incluiría al “Edificio Bencich”. De todas formas, todavía se encuentra en etapa de debate por lo que el futuro del lugar es incierto.