Otra manera de ver los barrios porteños

Durante el mes de julio se realizarán visitas a los miradores más emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires. De esta forma se puede observar cómo es la Capital Federal desde lo más alto de algunos edificios históricos. Los cupos son limitados debido al poco espacio de los lugares. Existe otra manera de ver los barrios porteños y solo requiere anotarse por mail.

Cuando se construyeron los primeros edificios de la Ciudad, a muchos de ellos se les incorporó miradores. La idea era que los visitantes pudieran observar lo que sucedía en las calles desde un lugar privilegiado. Sin embargo, esa posibilidad sólo la tenían aquellos que podían acceder a la edificación. En la actualidad, se ofrecen recorridos gratuitos por esas estructuras con la finalidad de que todos puedan acceder.

“La diversidad cultural, tanto cualitativa como cuantitativa, hacen de Buenos Aires una ciudad única ya que posee la capacidad de ir incorporando nuevas expresiones sin destruir su carácter y esencia. Los miradores colaboran a poder apreciar desde la altura, esa diversidad y heterogeneidad”, expresa el Arquitecto Nani Arias Incollá.

Las visitas guiadas se realizarán a partir del martes 4 de julio. Los edificios a recorrer incluyen a la Galería Güemes, el Hotel Panamericano, la Fundación Cassará y el Restaurante Zirkel. Todos contarán con la presencia de un especialista que dará información sobre los mimos. Al finalizar las personas tendrán la posibilidad de subir a lo más alto y observar la Ciudad desde un lugar privilegiado. Para quienes quieran obtener más información lo pueden hacer en la página oficial del Organismo que gestiona las visitas.

“Entiendo a Buenos Aires como un paisaje cultural, con valores naturales y culturales. Desde estos puntos panorámicos como son los miradores, se puede observar y descubrir esa interacción de la naturaleza y el hombre, que da como resultado un medio transformado culturalmente por la sociedad que lo habita”, agrega Arias Incollá para Ofrendas Urbanas.

Uno de los problemas que enfrenta las visitas es la carencia de espacio. Por ese motivo sólo admiten un número limitado de personas por cada excursión. Además, los edificios son privados por lo que no es posible que mucha gente entre y salga constantemente. Por el momento sólo aquellos que se anoten primero tendrán la posibilidad de obtener un lugar.

“En el caso de Buenos Aires, donde hay una importante arquitectura de los siglos XIX y XX, adquieren relevancia las operaciones de planeamiento urbano, como la traza y el tejido de la ciudad así como sus excelentes edificios, verdaderos testimonios para comprender la evolución y modos de vida de los porteños”, finaliza el Arquitecto.

De esta manera se organizan las visitas a los miradores porteños. Desde el Organismo aseguran que la idea es realizar más en los próximos meses. En sí no requiere mucho tiempo llevarlas a cabo y otorga la posibilidad de observar a Buenos Aires desde un lugar que de otra manera sería imposible. Los barrios porteños se pueden re-descubrir desde las alturas y así comprenderlos desde un punto de vista diferente.