Nueva pastera en Uruguay preocupa al gobierno argentino

La estructura está siendo construida en la ciudad “Paso de los Toros”. Si bien se encontrará dentro del territorio y no a orillas del río (como sucede con UPM, ex Botnia), los peligros de contaminación son elevados. Por ese motivo, Argentina solicitó armar un equipo conjunto para evaluar posibles riesgos ambientales. Desde el país vecino no han dado respuesta aún pero en un principio no negociarían ya que el edificio no se ubica cerca de la frontera. Nueva pastera en Uruguay preocupa al gobierno argentino.

 

Hace una década comenzaban los conflictos diplomáticos entre Argentina y Uruguay por la instalación de una pastera en Fray Bentos, frente a la ciudad entrerriana de Gualeguaychú. Diez años más tarde, vuelven a surgir inconvenientes entre los países por la creación de otra planta. La misma se ubicará en “Paso de los Toros”, que se encuentra alejada del río por unos 400 kms. Sin embargo, necesitan descargar los desechos en el mismo, como lo hace UPM.

Si bien la preocupación más importante la genera la Provincia de Entre Ríos, la Ciudad de Buenos Aires también podría verse afectada. El Río Uruguay, utilizado como desagüe de las plantas, desemboca en el Río de la Plata y podría contaminarlo también. Por ese motivo, el Gobierno Nacional pidió realizar un equipo conjunto que tenga como objetivo monitorear a la nueva empresa.

“La intención de la Argentina es que haya un acuerdo con Uruguay para realizar un monitoreo ambiental en la desembocadura del Río Negro en las márgenes del Río Uruguay para despejar todo tipo de dudas y lograr entendimiento entre ambos pueblos”, indicó al medio Infobae, Mauro Vazón, presidente de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU).

Por su parte, Uruguay quedó en contestar la solicitud. Sin embargo, declaraciones de su presidente indicarían que no estarían dispuestos a llevar a cabo este equipo binacional. “Nosotros no le vamos a pedir cuentas a Brasil de lo que haga en su territorio, salvo lo que esté colindando, y no le vamos a pedir cuentas a Argentina sobre lo que haga dentro de su territorio. Esto es en el Uruguay profundo y es el país soberano el que define la instalación de este emprendimiento”, señaló recientemente el máximo funcionario uruguayo.

Es cierto que para el país vecino las inversiones y ganancias generadas por las pasteras son importantes. Según expresó el presidente Vázquez, “esta nueva planta generará dinero que equivaldrá al 2.5% del PBI uruguayo”. De todas formas, más allá que se instale dentro del país, los posibles daños ambientales perjudicarían a la Argentina también. Desde CARU son positivos y esperan que finalmente se organice un equipo para evitar problemas a futuro.

La pastera en Paso de los Toros se está construyendo y tiene fecha de inauguración. La misma funcionará y producirá material que luego será exportado. Lo que pide Argentina es poder vigilar el procedimiento para asegurarse que no existirá contaminación que afecte al país. Por el momento, la discusión diplomática recién comienza y, quienes se ven involucrados, esperan que no desencadene un nuevo conflicto internacional.