Museos de la Ciudad continúan con las actividades durante el verano

Algunas de las muestras más visitadas del 2017 siguen hasta febrero. Además, se agregaron talleres para los niños que se encuentran de vacaciones. El objetivo es poder invitar a toda la familia para pasar el día y descubrir los distintos espacios en cada edificio. Tanto la entrada como la participación es gratuita y de acceso libre. Los Museos de la Ciudad continúan con las actividades durante el verano.

 

En los meses de enero y febrero, las actividades en la Ciudad de Buenos Aires no paran. Aprovechando las vacaciones de los más pequeños, distintos sectores organizan actividades especiales para la familia. Uno de ellos es el Museo Nacional de Bellas Artes. Durante el 2017 tuvo algunas muestras muy visitas por el público y por ese motivo decidieron extenderlas y sumarles talleres infantiles para que los padres puedan ir con sus hijos.

La primera de ellas es sobre el pintor catalán Joan Miró. “La exposición Miró: la experiencia de mirar permite acercarse a esta renovación de su pintura, en la que el artista intensifica el trabajo directo en el lienzo, abordando los grandes formatos e incidiendo en las posibilidades del gesto y las cualidades del material. Se encamina así a una simplificación, tanto en la definición de la forma como en el uso del color, para conseguir –según lo que el propio artista declaró en 1959– que las figuras parezcan más humanas y más vivas que si estuvieran representadas con todos los detalles. La exhibición presenta cincuenta obras, realizadas por Miró entre 1963 y 1981, pertenecientes a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de España, con curaduría de Carmen Fernández Aparicio y Belén Galán Martín, bajo la dirección de Manuel Borja-Villel y Rosario Peiró”, explican desde el museo.

Si bien las visitas guiadas y charlas abiertas fueron pensada para adultos, en esta ocasión se sumaron actividades para chicos. Desde talleres narrativos hasta sesiones de dibujo libre, los más pequeños cuentas con distintas oportunidades para divertirse y aprender sobre la historia y el trabajo del artista.

Lo mismo sucede con la muestra en homenaje a Rodín. “Las obras de Rodin son en sí mismas una invitación a reflexionar: las aquí expuestas, junto a aquellas que marcan con su presencia el espacio público de la Ciudad de Buenos Aires –El pensador, el Sarmiento–, constituyen un punto de referencia para el arte nacional, que ha tenido en el diálogo con el modelo francés una de sus postas históricas”, señalan desde el Bellas Artes. Al igual que con Miró, también se organizan talleres para toda la familia.

De esta manera, el Museo Nacional de Bellas Artes (Av. Del Libertador 1473, barrio Recoleta) busca invitar a las familias para que conozcan las distintas muestras que se llevan a cabo. Desde la institución indican que es una gran oportunidad para atraer a las personas al edificio pero también a los niños. A partir de las actividades y los talleres, el objetivo es enseñarles a partir de la diversión y además mostrarles cómo trabaja el museo. Todos los horarios se pueden ver en la página oficial y la entrada es de acceso libre y gratuito para los participantes. El verano llegó a Buenos Aires pero, en este caso, las muestran continúan abiertas y buscan ser un lugar para toda la familia.