La planta compactadora de Villa Soldati generó más de un millón de pesos para el Garrahan

Hace seis años el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad creó un proyecto junto al hospital llamado Pro.Com. Mientras que por un lado intenta solucionar uno de los problemas que sufren los porteños por el otro otorga dinero a la institución médica. Desde su inicio ya se quitaron de las calles más de seis mil autos abandonados y se mejoró la situación edilicia de la sede Hemato-Oncológica. La planta compactadora de Villa Soldati generó más de un millón de pesos para el Garrahan.

 

Suele ser común que los barrios porteños tengan autos abandonados en sus calles. Por distintos motivos los vehículos quedan estacionados y nadie vuelve a utilizarlos. Los mismos complican la utilización del espacio, contaminan el medio ambiente y en algunas ocasiones son utilizados para actividades delictivas. Por ese motivo existe un programa para evitar que esto suceda. Los vecinos pueden denunciar al Ministerio de Ambiente y Espacio Público y cuando se constata que nadie lo reclama es llevado a la planta de Villa Soldati para ser compactado.

Una vez allí se realiza todos los trámites necesarios para determinar si existe un dueño o no. Se realiza la denuncia correspondiente, un inventario con fotos y características del vehículo y se avisa a Seguridad Vial. En el caso que no aparezca en ninguna base de datos una persona que se pueda hacer cargo del bien, pasa a la Justicia para pedir la autorización correspondiente. Si la corte pertinente acepta, el auto será enviado a la máquina que lo compactará.

Una década atrás, la chatarra quedaba inutilizada pero esta situación cambió a partir del proyecto Pro.com. En la actualidad este material es vendido a fábricas y empresas que lo utilizan para elaborar su productos y las ganancias son destinadas al Hospital Garrahan. El dinero otorgado es usado para mejoras edilicias, compra de equipamiento y cualquier actividad que se considere necesaria para mejorar el sistema de salud.

“Estamos muy contentos con este sistema. Por un lado ayuda a mejorar el espacio público y la seguridad de los vecinos mientras que por el otro da dinero al hospital para mejoras. Gracias a todos los que participan está funcionando muy bien y eso nos da felicidad”, indicó el Horacio Rodriguez Larreta, Jefe de Gobierno, que hace poco tiempo visitó las instalaciones.

Según la base de datos de la propia planta, en lo que va del año ya se compactaron más de mil autos y desde su apertura la suma asciende a siete mil. En cuanto a los fondos recaudados el número supera el millón de pesos que se destinó a la Fundación Garrahan. La junta ha decidido que se utilice para distintos proyectos pero el más importante es la reestructuración edilicia de la sede Hemato-Oncológica.

De esta manera funciona el sistema que busca quitar de las calles porteñas los autos abandonados por sus dueños. Unos años atrás existía un procedimiento similar sólo que no se aprovechaba para generar ganancias. Hoy en día esto se lleva a cabo y además tiene un fin benéfico. Por el momento el proyecto funciona acorde y el Hospital Garrahan puede realizar más obras de lo que permite su presupuesto.