Incertidumbre por un club de tenis en el barrio de La Boca

La institución en cuestión es el “Darling Tennis Club” ubicado en la Avenida Brasil al 50. Un proyecto inmobiliario, que todavía debe aprobarse en la Legislatura, afectaría al predio. Los socios comenzaron a mostrar su preocupación ya que perderían espacio y, probablemente, algunas canchas. Desde la Ciudad de Buenos Aires les ofrecieron soluciones pero en todas ellas terminarían cediendo parte de las estructuras. Incertidumbre por un club de tenis en la barrio de la Boca.

 

El “Darling Tennis Club” nació en 1918. Está a punto de cumplir cien años y a lo largo de las décadas se ha vuelto un símbolo en La Boca. No sólo alberga a los fanáticos del deporte (tiene 750 socios) sino que también cumple un rol de inclusión en la zona. A través de su programa “Darling Solidario” invita a los niños de barrios humildes, como el de La Isla Maciel y el Barrio 31, a que conozcan el tenis y lo practiquen. El objetivo es darles un espacio donde puedan jugar y divertirse lejos de las calles.

Sin embargo, parte del predio donde se encuentra el club podría desaparecer. Esto se debe a un proyecto inmobiliario que busca construir torres en las inmediaciones. Para esto, la Ciudad debe reestructurar el terreno y el “Darling” perdería tres canchas de tenis, una de fútbol y parte del estacionamiento.

“Queremos que se respete la Ley Nacional 27.098, que promociona el desarrollo de clubes de barrio. En su artículo 18, exige expresamente que se asegure el derecho a la propiedad para aquellos que tengan sus sedes construidas sobre terrenos fiscales, tal como ocurre en nuestro caso”, indicó Daniel Calabrese, presidente de la institución, al medio Perfil. Además agregó que ellos pagan US$ 1.200 por mes a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), situación que no ocurre con otros predios concesionados que no pagan por el uso de tierras fiscales. “Hasta tenemos una garantía constituida en dólares por ese alquiler”, finalizó.

La Legislatura porteña, la cual debe avalar el proyecto, aprobó la primera parte del mismo. Si bien todavía tiene que dar el voto final, todo indica que permitirá la reestructuración. De esta manera, dará el visto bueno para construir las torres (se planea que tengan entre 20 y 30 pisos) y algunas dependencias del Estado. Los funcionarios explicaron que “la obra beneficiará al barrio ya que lo convertirá en una nueva zona de inversiones y lo revalorizará”.

Sin embargo, el “Darling Tennis Club” sería perjudicado ya que debería ceder parte de su predio. Según las autoridades de la AABE se les brindaría una solución al construir más canchas en otro sector de las tierras. De todas formas, los socios no quieren porque deberían talar árboles y perder el poco espacio verde que tienen hasta el momento.

El 7 de noviembre se realizará una audiencia pública para que las partes presenten sus argumentos. Una vez finalizada se pondrá fecha para la votación definitiva. Desde el club se muestran pesimistas con esto porque no tienen peso suficiente para revertir la situación. Por el momento se encuentran analizando las posibilidades y exigiendo que se respeten sus derechos. El club es importante para el barrio y, si bien entienden que la zona debe crecer, no quieren perder el predio que mantienen con mucho esfuerzo y trabajo.