Encontraron uno de los sitios arqueológicos más antiguos de la Ciudad en la comuna 13

Expertos del Centro de Interpretación Arqueológico y Paleográfico de la Gerencia Operativa de Patrimonio hallaron restos de utensilios y alimentos del siglo XVIII. En el predio existió un oratorio que pertenecía a los monjes Franciscanos por lo que se supone que los elementos pertenecían a ellos. Encontraron uno de los sitios arqueológicos más antiguos de la Ciudad en la comuna 13 y los artefactos se expondrán en distintas exhibiciones.  

 

Los Franciscanos que habitaron en Belgrano utilizaban platos y fuentes de loza, ollas europeas, vasos labrados, copas de cristal y botellas cuadradas en las que servían bebidas alcohólicas. Una parte de esos elementos fueron descubiertos tras varias excavaciones realizadas en la zona. Los materiales arqueológicos se encontraron en un pozo donde fue instalada la primera capilla franciscana de la zona, “El Oratorio de La Calera”.

 

Los sacerdotes solían arrogar elementos en desuso a un pozo ciego situado a metros de lo que hoy es el cruce entre La Pampa y Arribeños. “La estructura que encontramos y excavamos, letrina o pozo de agua, aún no estamos seguros, se salvó de ser destruida cuando se construyó la barranca artificial para la instalación de la calle La Pampa. Es decir, que si la hubieran planificado tres metros más hacia el Norte hoy no encontraríamos nada ya que se habría destruido en aquella remoción de tierra”, explica Horacio Padula, Licenciado en Ciencias Biológicas.

 

En las excavaciones, realizadas a dos metros de profundidad, se hallaron un misal roto, una hebilla de zapato, botones de hueso, cuencas de collares, un florero de culto, un porta vela, un orinal de cerámica y espejos de vidrio. Luego de realizar estudios se aseguró que todos los elementos pertenecían al siglo XVIII. Los objetos más difíciles de recuperar fueron trabajados a partir de técnicas de tamizado del suelo y de flotación. “Seguro que pueden hallarse restos mas antiguos en cuanto a lo arqueológico pero no anteriores a 1726, que es la fecha fundacional de la capilla. Antes de eso era un gran campo ese área”, indica el encargado de Paleontología en el Área de Registro Arqueológico y Paleontológico en GCBA.

 

En el pozo, también se encontraron restos de comida. Era muy común que cuando un pozo ciego dejaba de funcionar como tal, se depositen en él objetos viejos como utensilios rotos y restos de alimentos. Según los expertos, los monjes Franciscanos llevaban una dieta basada mayormente en carnes de peces, aves, ovejas y vacas. “El pozo sigue en excavación. Aún no se finalizó. Si bien la densidad de hallazgos en este nivel es muy escasa, no se descarta que aparezcan mas restos”, afirma Padula para Ofrendas Urbanas.

 

El sitio fue hallado en diciembre de 2016. Miembros del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aprovecharon la remoción del suelo que se estaba realizando en la zona para trabajar. Al equipo de expertos les llamó la atención unos ladrillos bastante grandes que se ocultaban entre la vegetación. Luego de las primeras excavaciones descubrieron que se trataba de un pozo perteneciente a la antigua capilla, también llamada “Iglesia de San Francisco”. Allí se encontraron materiales bien conservados de fines del siglo XVIII. “Luego de concluir este pozo seguiremos haciendo sondeos cercanos al lugar en orden de encontrar estructuras o cimientos vinculados a la presencia de la capilla”, afirman los expertos del Centro de Interpretación Arqueológico y Paleográfico de la Gerencia Operativa de Patrimonio.

 

La conservación original de Barrancas de Belgrano permitió que subsistieran los restos materiales bajo el parque. Por ese motivo se diferencia de otros puntos arqueológicos de la Ciudad que por culpa de la urbanización no pudieron preservarse. “Todos los restos materiales recuperados en la excavación se están estudiando en el centro de interpretación, ubicado en la calle Alsina 417, CABA. Cuando dichos restos se encuentran en condiciones, ya que muchas veces estos necesitan ser restaurados, se los tendrá para estudio y luego se los exhibirá”, finalizó  Horario Padula.

 

Está proyectado hacer una exposición sobre los restos materiales encontrados. La misma será en la sede de la comuna 13, que abarca los barrios de Núñez, Belgrano y Colegiales. Además, se espera que los elementos arqueológicos se expongan en la Biblioteca “Reina Batata”, que se encuentra a pocos metros del sitio del hallazgo. La muestra será apuntada al público infantil con el objetivo de enseñarle a los más jóvenes la historia de la Ciudad.