Ecos de Tinta – Artes Visuales x Agustina Caruso – Xul Solar

Xul Solar: El pan compositor del cosmos: Al pan, pan y al son sol

Xul logró concretar dos enormes sueños de todos los hombres de la faz de la tierra, el primero quizá en un plano inconsciente fue detener su tiempo cronológico, quedarse anclado para siempre a sus doce años. Puesto que luego de esta edad se quiere ser como todos los demás. Xul Solar nunca aceptó la vida tal cual era, para él todo podía reinventarse, poli-hombre o pan-hombre, nunca quiso parecerse a nadie. Aspiraba a configurar un arte de libre acceso. No le bastaba su imaginación para reinventar el mundo, lo tuvo que hacer de partitura y de acuarela, de hexagramas y de pianos, de ajedrez y  de mapas natales, de tempera y de cartón, de títeres y gouche. Alejandro tenía un claro propósito: hacer el mundo más legible, menos determinado, menos cercado, brindar más posibilidades, unificar las culturas sin fagocitarse entre sí, establecer relaciones, su meta era hablar el lenguaje universal de las artes y mejor aún, enseñarlo a los demás.

Audio completo de la columna: ———>

Movido por el deseo de expandir el saber, creó dos lenguas y una nueva escritura, transformó instrumentos y la notación musical, realizó cambios en las cartas de tarot y el I Ching e imaginó ciudades futuras. Poliglota, astrólogo, inventor, “escribidor”, pero sobre todos los rótulos, (que más lo encierran que lo amplían), un compositor de mundos lúdicos y de cosmos personales. Lo místico, lo oculto y lo esotérico conviven en su investigación ya sea a través de gradientes, esfumados y combinaciones de planos y cerebros encendidos en llamas creativas, policromadas iconografías devenidas de las lecturas de Baudelaire. Seres y espacios plagados de símbologías, aveces transparentes, dejan ver el detrás de escena. Xul cree necesario romper con las “cadenas invisibles” para volverse infinitos y amarillos, como en las paletas de Turner a quien tanto admiraba. Espíritu melódico y de rico gusto heterodoxo, logra además concretar el segundo enorme sueño de todos los hombres: hacer que la pintura se pueda tocar, las composiciones de Bach y Chopin pueden ser interpretados por sus pinturas. Creador de piezas pictóricas que conforman palabras, el utópico humanista de estirpe vanguardista: Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari modificó no solo su nombre, si no los sistemas solares del saber de las artes, pero fundamentalmente; y este tercer dote decanta en este preciso instante; donó al hombre del poder más noble que puede tener en su mano, el de recrear el mundo, de hacerlo más didáctico, más participativo y más bello ¡al pan, pan y al son sol! ¡Solar nos ha devuelto la capacidad de hacerlo todo nuevo! ahora somos patronos de todas las configuraciones del más aquí y del más allá. Patronos de nuestra propia aventura espiritual.

 

“Hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías, huésped de infiernos y de cielos, autor panajedrecista y astrólogo, perfecto en la indulgente ironía y en la generosa amistad, Xul Solar es uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época.” Borges.