El barrio de La Boca recuperó su aspecto original

Los trabajos se realizaron en “Caminito” y “Vuelta de Rocha”. El objetivo fue restaurar las fachadas de los edificios para darles el mismo aspecto que cuando fueron construidos. Antes de iniciar se llevaron a cabo varias investigaciones para no dañar las estructuras, que llevaban casi treinta años sin recibir atención. El barrio de La Boca recuperó su aspecto original.

 

Es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más emblemáticos que tiene la Ciudad. Su historia y cultura atrae no sólo a los porteños sino también a los turistas que visitan Buenos Aires. Sin embargo, llevaba varias décadas sin refacciones importantes y eso degradaba su aspecto. Por suerte, las obras se llevaron a cabo y tanto “Caminito” como “Vuelta de Rocha” recuperaron su aspecto y colores originales.

“La idea detrás de las refacciones no fue dejarlo a nuevo sino recuperar el aspecto original. Buenos Aires fue una ciudad de piedra París y los albañiles que construyeron estos edificios eran excelentes estuqueros. Ante la falta de este material crearon un revoque símil piedra que hoy es considerado característico de la arquitectura porteña”, explicó Juan Vacas, director general de Regeneración Urbana del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, al medio Clarín.

Fue precisamente ese material el que fue refaccionado y pintado. Quienes se encargaron del proyecto tomaron cateos científicos realizados en 2007 y archivos del Museo Quinquela Martín. En base a ellos se arreglaron intervenciones anteriores que nada tenían que ver con la historia del barrio. Para esto se removieron capas de pintura, se repusieron ornamentos y se generaron réplicas para añadir. Los trabajos llevaron siete meses y costaron casi diez millones de pesos ya que también se sumó nueva luminaria y veredas.

“Ampliamos las veredas y mejoramos la iluminación en las cuatro cuadras de Iberlucea entre el estadio y Caminito para que sea más ameno y seguro para los vecinos y turistas. Creo que funcionó”, finalizó Vaca. A sus declaraciones se sumaron las de Flavia Rinaldi, gerente del proyecto. “Mandamos a realizar análisis químicos sobre las paredes para determinar los componentes que se usaron en la piedra París de La Boca. Así nos aseguramos de no cometer errores en la restauración”, afirmó a Clarín.

Hacía tres décadas que este sector de la Ciudad no recibía refacciones importantes. Al ser emblemático para el turismo, muchos trabajadores y comerciantes de la zona se mostraron contentos con la iniciativa. A partir de esto, creen que más gente visitará estas calles. “Siempre vienen personas pero si no cuidás se llevan una mala imagen. Celebro que hayan tomado esta iniciativa. Creo que nos va a hacer bien a todos”, afirmó un vendedor que trabaja a diario en “Caminito”.

De esta manera el barrio de La Boca recuperó su aspecto original. Tras varias investigaciones y obras se logró recuperar las fachadas de los edificios y darles sus colores originales. Desde Espacio Urbano se mostraron felices con los resultados y esperan que genere un impulso en la zona y la comuna. Muchas personas viven de este espacio turístico y es importante que la Ciudad lo cuide y mantenga en buen estado.