Asamblea vecinal busca evitar la demolición de un teatro en Parque Patricios

El edificio en cuestión es el “Cine-Teatro Urquiza”. Existe un proyecto para derribar la estructura pero tras varios intervenciones la Legislatura lo prohibió. Sin embargo, en los últimos días el propietario volvió a realizar acciones para llevar a cabo la obra. Quienes viven en la zona formaron una Junta que reclama para que esto no suceda ya que el lugar tiene un gran valor histórico para el barrio. Asamblea vecinal busca evitar la demolición de un teatro en Parque Patricios.

 

El “Cine-Teatro Urquiza” es casi centenario. Ubicado en la Avenida Caseros 2826, se inauguró oficialmente en 1921. Durante cinco décadas se presentaron obras y exhibieron películas. En Parque Patricios muchos vecinos lo recuerdan como el primer lugar donde pudieron presenciar espectáculos culturales. En los años ´70 se clausuró y desde ese momento dejó de funcionar. El paso del tiempo afectó la estructura y en la actualidad sufre peligro de derrumbe.

En 2013 un grupo de personas conformó una Asamblea que, desde ese año, busca darle el título de “Edificio Histórico”. Sin embargo, todavía no han podido lograrlo. A esto se le suma que el propietario tiene un proyecto para quitar el teatro y allí realizar un emprendimiento inmobiliario. En una primer instancia, la Ciudad lo rechazó ya que por Ley cuando se derrumba una sala cultural hay que construir otra de características similares. El inconveniente es que a los vecinos tampoco les convence esta opción.

“Lo que propusimos fue llegar a una instancia de diálogo con el propietario. Hay gente que quiere conservar y preservar sus derechos a la cultura, esparcimiento y educación. El propietario, que tiene un pedido bajo la Ley de Teatros que le dificulta la construcción del edificio que quiere hacer, busca un negocio que perjudicaría al barrio”, indicaron desde la Asamblea.

En el último tiempo, los vecinos realizaron varias acciones para evitar la demolición. Pedidos a la Legislatura, abrazos simbólicos y campañas apoyadas por reconocidas figuras del país fueron algunas de ellas. Esto le dio visibilidad al problema y a partir de allí consiguieron que su reclamo sea escuchado. “Los representantes del pueblo no deben permitir que los ciudadanos que defienden los bienes comunes de los porteños, su historia y su cultura sean perseguidos por los que ven la ciudad sólo como un espacio para hacer negocios. Y para esto es necesario que el Gobierno apruebe los proyectos”, dijo en su oportunidad Octavio Martín, quien forma parte del grupo de vecinos.

En noviembre se debe llevar a cabo la última audiencia entre el propietario y los vecinos para decidir el futuro “del Urquiza”. De no llegar a un acuerdo la situación se resolvería en la Justicia pero los miembros de la Asamblea no quieren que esto suceda. “El privado se compromete a respetar la norma. El Estado tiene que buscar que el espacio cumpla una función cultural y social, la misma por la cual nació el cine-teatro. Y nosotros aportar ideas para el funcionamiento del espacio y que preserve lo más posible la historia de los vecinos y la identidad barrial”, explicaron con el deseo de llegar a un punto de encuentro entre todas las partes.

Por el momento, los vecinos deberán esperar hasta el próximo mes. Si bien se muestran preocupados por la situación esperan que se resuelva de manera favorable. El “Cine-Teatro Urquiza” representa un gran valor sentimental e histórico para ellos y por ese motivo no quieren que desaparezca del barrio.